Con su habitual extravagancia, el maestro José Luis Balao fue el protagonista en la noche del pasado martes de la presentación del volumen XXX de la colección ‘Flamenco y Universidad’, que ha dedicado este doble compacto a su figura y sobre todo a su obra artística. El guitarrista jerezano, en un acto en el que estuvo acompañado por el coordinador del ciclo, Rafael Infante, y el delegado de cultura de Jerez, agradeció el trabajo realizado asegurando que «para mí es un orgullo que se hayan acordado de mí».

Rafael Infante, por su parte, reconoció que el trabajo, que aglutina creaciones del maestro interpretadas por algunos de sus alumnos y el guitarrista Pepe Justicia, «es una recompensa a su labor como creador y como docente». La presentación, que finalizó con una semblanza del tocaor por parte del comunicador Antonio Núñez, contó además con una segunda parte meramente musical pues cinco de sus alumnos, Didier Macho, Esteban Gijo, Manuel Pinto, Abraham Lojo y Alejandro Quintero tocaron en directo para el numeroso público que llenó el auditorio del Centro Andaluz de Documentación del Flamenco.

El doble disco, que como todos los de esta serie tiene un carácter no venal, tiene un primer compacto dedicado a creaciones puramente flamencas, en las que encontramos granaína, bulerías o tarantos, entre otras, y un segundo destinado a dar cabida a las composiciones más libres y que en este caso se basan en la música sudamericana, de la que el maestro Balao ha bebido bastante.

La próxima cita de esta colección, que hace unas semanas ya presentó al disco homenaje a Juan Moneo ‘El Torta’, será el 17 de noviembre en el Consejo Regulador del Vino de Jerez, en el que se presentará un compacto dedicado a la figura de Tío Juane. Bajo el título de ‘Herencia’ en él encontraremos cantes del propio Tío Juane, y de sus hijos Nano de Jerez y El Gordo.