Uno de los concursos con más trascendencia en la capital de España, la Silla de Oro de Leganés, ha vuelto a tener protagonismo gaditano. Si el pasado año fue el trebujenero Enrique Afanador el que se trajo para el sur, en esta ocasión ha sido el gaditano Esteban Guerrero ‘Caracolillo de Cádiz’. El cantaor se impuso en la gran final celebrada el sábado a la malagueña Amparo Heredia y a la sevillana Anabel Rodríguez, que lograron el segundo y tercer premio, respectivamente.

Caracolillo de Cádiz se embolsará con este primer premio 3.500 euros y confía en que este reconocimiento «me pueda abrir las puertas de muchos escenarios», apunta. El joven artista, nieto del conocido Caracol de Cádiz, estuvo acompañado por la guitarra de Manuel Jero e interpretó soleá, malagueñas y alegrías en la fase clasificatoria celebrada el viernes, y tarantos, seguiriyas y bulerías en la gran final.

El acto sirvió para conceder a la sanluqueña María Vargas la V Distinción Flamenca Ángel Lacalle, un premio entregado por el poeta jerezano Manuel Ríos Ruiz, que incluso le dedicó un soneto.

Fotografía: http://lojondoporderecho.blogspot.com.es/