Con los dos artistas del momento se cerró la vigésima sexta edición de las Noches de la Plazuela que se ha celebrado en la Peña Los Cernícalos de Jerez. El ciclo se ha dedicado en esta ocasión a Álvaro Aguilar, aficionado y artista que falleció en el mes de noviembre del pasado año mientras trabajaba, como era habitual, en Japón.

El primer recital lo protagonizó, hace ya dos semanas, la propia familia encabezada por David y Alfredo Lagos, noche en la que se vivieron momentos sublimes y que quedarán para el recuerdo, como la seguiriya que se marcaron ambos jerezanos. La segunda cita nos trajo desde Almería el cante de María José Pérez, con la guitarra de Domingo Rubichi, quienes dejaron constancia del peso que tienen los cantes del levante en la actualidad por estos lares, pues hace décadas no se solían escuchar tanto estos estilos jondos.

Y para concluir, Antonio Reyes y Diego del Morao presentaron el disco que grabaron en el Círculo Flamenco de Madrid con una actuación clásica y repleta de momentos mágicos en los que la afición se volcaba con ‘olés’ a tiempo y marcados en el alma. Cuantioso público, a pesar de que la entrada era por invitación, acertada decisión a tenor del respeto y el silencio que primó en la noche.

reyes905

Antonio Reyes. /Foto: Paco Barroso

Este Giraldillo del Cante de la pasada Bienal de Sevilla volvió a Jerez tras su paso por el pasado Festival, cuya aparición fue de las más esperadas y aplaudidas de toda la muestra. Llegó para regalar y prendar a un público variopinto, de distintos puntos de la geografía y de todas las edades. Jóvenes que se suman a la cultura flamenca a través de los silencios de Diego del Morao, con más significado que sus propias notas. Y Antonio pues se despachó a gusto con la dulzura que lo caracteriza tirando de musicalidad por soleá -muy gaditana- , las alegrías y los tangos de la primera parte.

Ha creado un estilo que supone la desembocadura de otros muchos, desde los caracoleros hasta Camarón, pasando por Juan Villar, Antonio ‘El Chaqueta’ o Pansequito. Y el público asistía a una cita dorada. Emociones a flor de piel en la segunda parte por tientos y tangos. La seguiriya fue para enmarcarla y Diego se coronaba a medida que pasaban los minutos. Por bulerías terminó de cautivar a la afición asistente, entre la que se encontraban compañeros como Jesús Méndez, El Londro, Melchora Ortega, Macarena de Jerez y el propio David Lagos.

morao810

Diego del Morao. /Foto: Paco Barroso.

Reyes contó con las palmas de Manuel Vinaza, Tate Núñez y Patricia Valdés, soberbios en todo momento. Y con la compañía de estos, y con el maestro Diego del Morao, Antonio regaló algunos fandangos para acabar corroborando la grandeza de su cante. Gente en pie para despedirlos.

TEXTO: Juan Garrido

FOTOS: Paco Barroso