La Tertulia Flamenca Pepe Alconchel ha celebrado dos recitales de verdadero lujo en las pasadas semanas, dando así contenido a la vigésimo séptima edición de sus ‘Recitales Flamencos’. La peña que promueve el espíritu flamenco en la zona del Pago San José, amén de otras entidades cercanas como la de Fernando Terremoto, ha acogido las visitas de dos artistas de la tierra que se sitúan en lo más alto del escalafón flamenco en la actualidad. El primero de los sábados, día 14 del presente mes de mayo, fue David Carpio quien tuvo la oportunidad de corroborarnos porqué está destacando como un valor firme y con futuro. Más bien, su presente le asegura su futuro. Allí estuvo acompañado por José Manuel Alconchel, hijo del titular de la peña, a la guitarra, y a las palmas estuvieron Javier Peña y Alejandro Fernández.

Tanto este recital como el segundo del ciclo estuvieron dedicados a la memoria de José Navarro Pozo, Presidente de Honor de la entidad, y han estado presentados por Antonio Núñez. Han contado con una buena acogida de público, teniendo en cuenta que el horario ha sido vespertino, costumbre poco asentada en la afición local.

Otro de los alicientes importantes de este cartel era la reaparición de Elu de Jerez en su ciudad natal. Fue un «lujo» para muchos de los que allí nos reunimos tenerla de nuevo en un escenario local, con una entrada gratuita. «Es lo mejor que hemos escuchado en mucho tiempo», decían algunos de los socios peñistas.

elu domingo3768

Elu de Jerez y Domingo Rubichi, en un momento del recital./ Foto: PACO BARROSO.

No está de más recordar que esta cantaora del Campillo hace años que no está en la programación de Fiesta de la Bulería, Viernes Flamenco o Festival de Jerez, con lo que han sido las peñas quienes han vuelto a ponerla en un escenario de esta zona. Elu se marcó una tanda de seguiriyas que pocos pueden llegar a realizar, así como sus fandangos con un sabor terremotero muy propio en su saga. Por bulerías para escuchar estuvo soberbia, como en las alegrías. Sapiencia en los cantes de levante, y mucho compás y dominio en las bulerías. Con su guitarra habitual, Domingo Rubichi, dejaron en lo más alto el cante de Jerez, pues se hizo eco de los estilos locales que han marcado la historia del flamenco jerezano. Esta cantaora, hermana de Salmonete y con un torrente de voz fuera de lo común, muestra más conocimiento por día, madurez y una personalidad que hace de ella una de las voces más importantes de nuestro Jerez, por lo que debería tener más presencia para disfrute de la afición.

Texto: JUAN GARRIDO

Fotos: PACO BARROSO