Cierto es que su ausencia se hace notar cada día más, cuando pasas por La Plazuela y no lo ves, o cuando asimilas un cartel de la Fiesta de la Bulería sin su nombre. Pero aún parece que no se ha ido. Su presencia sigue en el aire, en la afición, en el espíritu libre de esa juventud que corea su nombre en los grandes acontecimientos, en las miles de personas que se trasladan en su honor para disfrutar de su memoria, en los artistas que acuden sin dudarlo a un homenaje multitudinario… El Torta vive en esos corazones rezagados de la mañana que no parece haberse saciado de flamenco, a pesar de las más de siete horas que no cesa el arte jondo. Vive en los desayunos ‘al alba’, o en el pesacíto frito que el señor Montero sigue friendo en la Plaza de Toros. El peso de su figura no se ha ido de esos corazones plazueleros que vuelven al coso taurino para la ocasión. Está claro que vivo o muerto, Juan Moneo Lara ‘El Torta’ sigue moviendo a las masas y crea tal expectación que muy pocos artistas flamencos han logrado.

Pepe Contreras

Antonio Agujetas. Foto: Pepe Contreras

Un homenaje que ya se describe como histórico por la cantidad de artistas que se pudo ver por el escenario. Desde un poderoso Jesús Méndez hasta un inconmensurable Manuel Moneo, quien, junto a Barullo, produjeron el momento más emotivo de la noche y en el que el público quedó entregado. No quisieron perderse la cita los Rancapino, padre e hijo, con todo el sabor de la mar, como el de Juanito Villar, con esos tangos pegadizos y cargados de historia. El compás de Santiago estuvo presente con Luis ‘El Zambo’, Juana la del Pipa y Fernando de la Morena, así como un posterior cuadro en el que participaron Tía Yoya, Bastiana y La Curra, junto a los nuevos valores como Manuel de la Nina, Rafael el Zambo, Enrique Remache, Maloco Soto, Fernando Jiménez, Manuel ‘El Borrico’, Joselete ‘Mucho Gitano’…. Un barrio que se volcó con el cantaor más carismático de las últimas décadas.

Pepe Contreras

Luis Moneo

La música de Rosario Montoya ‘La Reina Gitana’ abrió la gala, mejor imposible. Paco Cepero, maestro jerezano, quiso aportar su granito de arena, que sería un arenal por la calidad, junto a Samuel Serrano, joven chipionero que también admira a ‘El Torta’. La familia Agujetas, yunque y alcayatas, siempre al mejor nivel con Antonio y Dolores, hermanos de color bronce que gustaron, y mucho.

Su hermano Luis se desgarró el alma por seguiriyas, llorando desde adentro, recordando al genio de su sangre, y arropado por sus hijos Juan Manuel Moneo, a la guitarra, Manuel Moneo Carrasco, al cante, su sobrino Momo Moneo y la bailaora María José Franco. Levantaron la plaza. Como otro Moneo, José Agarrado, hermano de Gema Moneo, quien interpretó acompañado de su grupo unas bulerías y unos tangos, con el hijo de ‘El Torta’ como palmero de excepción.

Su barrio, La Plazuela, quiso estar presente entre el público, pero también en el escenario. Los cantes de Tío Mijita, junto a José y Alfonso, sus hijos; Tío Chico de Pacote y su hijo Jesús Pastilla, Momo Heredia, Andrés Lazo ‘El Pescailla’, Juanillorro, Eva de Rubichi, Paco ‘El Gasolina’, Luis de Pacote, Rocío Marín, Soraya Clavijo, la pequeña Rocío Carrasco, la bailaora y maestra Manuela Carpio (que dio una clase magistral de cómo se baila en Jerez)… Todos ellos miraron al cielo para recordar todas esas noches en las que Juan paseaba su alma bohemia por el barrio que lo vio nacer en 1952.

Aún quedaba sitio para artistas de fuera, que por cierto aguantaron hasta las últimas horas con una paciencia y un respeto envidiable, hablamos de Marina Heredia, Arcángel, Jaime ‘El Parrón’, Curro Albaizin… el respetable se quedó con ganas de oírlos más, pero el tiempo no era demasiado extenso. Luego salió Mara Rey con su música, su alma y su piel. Para cerrar la gala, a la hora canalla, a las cinco de la mañana, se presentaron la familia de Camarón, Diego Carrasco y su tropa, Navajita Plateá y el genial Jerry González.

Los palmeros de la noche fueron Chicharito, Rafa, Gregorio, José Peña, José Rubichi, Manuel Salado, Manuel Cantarote, entre otros. Grandes palmas para inmejorables guitarras: Manuel Parrilla, Diego de Morao, Domingo Rubichi, Antonio Jero, José Ignacio Franco, Miguel Salado, Juan Manuel Moneo, Antonio Higuero, Antonio Rey, Juan Diego, Jesús Agarrado…  Grandísimos todos.

Un homenaje ilustre, enorme e histórico. Gracias al pueblo de Jerez, a los que vinieron, a Maite Pulpón, Pepe Kimto, los presentadores (Pepe Marín, José María Castaño, Manolo Moreno y Juan Garrido), a todos los voluntarios que participaron para que este reconocimiento se hiciera posible y quedara en los anales de la historia del flamenco jerezano. Sobre todo, para que tuviéramos la oportunidad de disfrutar de ‘El Torta’ una noche más…