La cantaora Rocío Márquez y el violagambista Fahmi Alqhai, también director del Festival de Música Antigua de Sevilla (FeMÀS), han ofrecido un ensayo abierto a los medios de comunicación al que también han asistido la directora general de Cultura, Isabel Ojeda, y el director de la Bienal de Flamenco, Cristóbbal Ortega. En este encuentro han ofrecido detalles sobre el proceso de creación de ‘Diálogos de viejos y nuevos sones’, una cita con cuatro fechas, los días 11, 18 y 24 de septiembre y el 2 de octubre, acogidas por una de las joyas de la arquitectura del barroco sevillano, la Iglesia de San Luis de los Franceses.

De hecho, Cristóbal Ortega ha destacado durante el encuentro la incorporación como espacio de la programación oficial de San Luis de los Franceses, tras una larga rehabilitación; una incorporación que se produce gracias a la estrecha colaboración entre la Bienal y la Diputación de Sevilla y se enmarca en la firme intención de la Bienal de unir arte flamenco con patrimonio histórico.

Por su parte, Isabel Ojeda ha recalcado que, además del resultado escénico que el público disfrutará durante la XIX edición, el propio proceso de creación también es una parte fundamental del hecho artístico que la Bienal quiere apoyar y visibilizar, ya que ese proceso de investigación muchas veces resulta tan o más importante que el concierto en sí.

En cuanto al propio espectáculo, Márquez y Alqhai han asegurado llevar ya «más de cuatro meses ensayando» una propuesta que se encuentra «montada entre el 70 y el 80%», y que está siendo especialmente interesante de crear puesto que la voz flamenca y la viola da gamba son «dos elementos melódicos cuya unión resulta orgánica y natural».

Para la cantaora onubense, el resultado está siendo «nuevo e interesante», y ambos han asegurado su firme intención de «no alargarlo demasiado» o, en palabras de Alqhai, «transformarlo en una especie de suite».

Ambos artistas han destacado la petenera, la nana, las ‘idas y vueltas’ y los aromas sefardíes como los troncos alrededor de los cuales se están construyendo «con mucho corazón y cariño» estos ‘Diálogos de viejos y nuevos sones’. Además, subrayaron como uno de los retos más significativos que la cantaora se atreva a interpretar en italiano antiguo en una de las piezas.

Para su representación, están pensando en «un formato único, íntimo y bonito», donde además el propio espacio será protagonista, sobre todo en un bis que, «si lo pide el público», dijo Márquez, «será verdaderamente especial». Por último, al preguntarles por el futuro del espectáculo, Cristóbal Ortega ha anunciado que ya se está notando el interés por parte de otros festivales, y los artistas no descartan la idea de registrar el proyecto en formato discográfico.