‘Se llama flamenco’, este es el título del nuevo producto discográfico de José Carpio Fernández (Jerez, 1982) conocido por el mundo del flamenco, y honrando a la figura de su padre, como ‘Mijita’. Decir esto en el ambiente del cante gitano es decir compás, afición y grandeza. Un joven artista que va creciendo sin prisas, pero tampoco pausa, pues en tan sólo tres años ha editado dos publicaciones más que le sirven y avalan como promesa, o quizás ya realidad, de lo jondo. Comenzó desde bien pequeño, con ta sólo «cuatro años» ya acompañaba a su padre a las grandes fiestas junto a Luis de la Pica, Moneo o Curro de la Morena. En este disco que se estrena mañana día 9 en Barcelona, encontramos a un José más «centrado» y una serie de temas «muy flamencos, pero frescos».

Por fin verá la luz este disco, ¿nervioso conforme se acerca la presentación?
Estoy como un flan, muy nervioso. Me encuentro a la vez contento y emocionado, porque la responsabilidad es grande pero es mi segundo trabajo discográfico y entiendo que se notará la diferencia con el primero, hemos logrado hacerlo distinto y con aires frescos. Hemos trabajado mucho para que estuviera ya realizado en estas fechas, y por fin parece que está. Estoy como un toro de Miura, con ganas de comenzar a rodar.

¿En qué se diferencia del primero, ‘La Plazuela en estado puro’?
La diferencia principal es la frescura. No es moderno, mi cante siempre va a ser el tradicional, pero sí suena actual. Profesionalmente creo que he madurado en estos tres años. Hasta ahora he tenido los escenarios como un hobby, no por diversión sino que no me lo planteaba como trabajo para ganarme la vida. Desde pequeño he estado encima de los escenarios, desde los siete años, pero no ha sido hasta ahora cuando ya he decidido volcarme completamente y dedicarme de punta a cabo. Ahora me encuentro con más madurez y en el cante de este disco se notará. Parece que también estoy más centrado.

¿Qué parte de responsabilidad tiene José Gálvez para que este disco suene tan «fresco»?
A José le debo mucho. Ha estado conmigo desde el principio, como productor, guitarrista, me ha dado letras… Yo no sé este hombre como es capaz de hacer tantas cosas a la vez y hacerlo todo bien. José ya es un gran artista, pero va a llegar a lo más alto. Hay muy pocos como él, con tanto talento. Ha conseguido escribirme unos temas que parece que los he escrito yo, me conoce muy bien y es increíble. Me aporta musicalidad.

El toque de José es muy de ‘Parrilla’, ¿eso le supone un plus?
Él estuvo ya con nosotros en ‘Estirpe’, en el disco de mi familia pero no me acompañó a mí. Tocó muy bien a mi hermano Alfonso y tiene mucha personalidad. Además, se acuerda mucho de Parrilla y eso a mí me encanta. Te sabe llevar muy bien. Como te digo, en el disco se nota que está él.

José Mijita, en el Tabanco El Pasaje. Foto: Paco Barroso.

José Mijita, en el Tabanco El Pasaje. Foto: Paco Barroso.

‘Se llama flamenco’. Un título muy sugerente…
Se trata de uno de los fragmentos de los tangos que se recogen en el disco. Al principio íbamos a ponerle ‘Me sabe a sangre’, un trozo de la seguiriya del disco, pero lo vimos muy impactante, sonaba muy fuerte y rompía con la frescura que queremos en el disco. Es un disco que es de flamenco, pero cercano a la juventud. Lo pueden oír todos los públicos porque es tradicional pero con una musicalidad interesante.

Y qué opina José del concepto ‘cante gitano’…
Ponerle este nombre al disco no me ha resultado fácil. Pero bueno, tenemos que estar con los tiempos y yo lo que reivindico es la forma de cantar que se ha tenido siempre. En este disco encontramos una serie de estilos que van desde las bulerías hasta la seguiriya, pasando por la soleá o los tangos. También hemos incluido la taranta, los fandangos y una canción por bulerías, además de las bamberas. Este es mi flamenco, o mi cante gitano, como quieran llamarlo.

Las bamberas, un estilo poco habitual en su repertorio…
Es la primera vez que las hago. José me aconsejó que las grabara porque hay que ir abriendo la baraja de cante, no nos podemos quedar en los de siempre. No hay muchos jerezanos que hayan grabado bamberas, que yo sepa, o que yo haya oído, sólo el Torta. Son preciosas, tienen mucho sentido y creo que van a gustar mucho. Cuento con voces y coros… muy bonitas.

«El disco estará a la venta en Jerez a principios de agosto»

Hablando de esas colaboraciones, además de José Gálvez, ¿quiénes más participan en este disco?
Tengo que mencionar, sobre todo, a Alberto Martínez de ‘El Flamenco Vive’ quien ha sido el verdadero culpable de todo esto. Él me lo propuso y se encargará de gestionarlo todo. Luego he contado con gente que me ha apoyado en la grabación como José Ramón Salazar, de Estudio La Azotea, la percusión de ‘Cepillo’, palmas de Carlos Grilo, los coros de Rafa ‘El Negro’, Soraya Martínez y Cepillo, y luego en los jaleos y palmas de un fin de fiesta he contado con unos jóvenes de aquí de Jerez que le han dado espontaneidad al tema. Están Marcos Carpio, Antonio Carpio, Perico Mijita, El Lua, Fernando Monje, El Pituti y El Pirulo. La foto de portada es de Rufo, y el diseño de Juan Aguirre. El disco está listo pero por las prisas hasta principios de agosto se podrá conseguir aquí en Jerez.

¿Estarán todos ellos en la presentación en Barcelona?
Que va. Eso quisiera yo pero sólo contaré con José Gálvez, y las palmas de Carlos Grilo y El Lua. Es una cita a la que me gustaría llegar con todos ellos porque entre todos hemos conseguido este disco, pero todo el mundo sabe que no están las cosas para moverse con tanta gente. Pero bueno, tengo muchas ganas de estar ya en Barcelona, en ‘La Bodega Flamenca’ de la Casa Camarón, para presentar el disco oficialmente.

jose7467

Foto: Paco Barroso.

¿Lo veremos presentándolo en Jerez?
No lo voy a hacer como los otros discos. Para presentarlo necesitaría la ayuda de alguien que me evite a mí estar pegando carteles, contratando el sonido, mirando la venta de entradas, que si los artistas invitados, que si invitaciones… Es un lío muy grande que al final no te permite disfrutar en el escenario, estás más pendiente de otras cosas que de cantar y prefiero no meterme en nada de eso. En el próximo recital que de en Jerez en solitario pues cantaré los temas del disco y ya está.

Estará usted en los Viernes Flamencos dentro de pocas semanas junto a su familia, ¿escucharemos algo del disco?
No creo. Ahí la propuesta es que llevemos al escenario de nuevo el espectáculo ‘Estirpe’, que es el disco que grabamos la familia y apenas se ha movido, y es una pena porque hay cosas muy buenas. Estaremos mi padre y mi hermano, junto a Carmen Herrera que es como de la familia. También vendrá Domingo Rubichi a la guitarra. El mes de agosto lo tengo muy tranquilo, así que hasta septiembre no se escuchará el disco en directo aquí. Creo que la Peña Buena Gente quiere contar conmigo para ese mes, también la Venta Vargas. Luego tenemos en octubre la Sala García Lorca, también Lorca, Cartagena, Murcia…

Parece que por fin va consiguiendo sus objetivos…
Hoy día es muy difícil ser artista. Normalmente van los mismos a los grandes festivales y no se da paso a otras propuestas. Además, hay que darse mucho a valer. Eso de beber, de estar una noche de juerga con los amigos… de eso nada. De momento estás a gusto en una reunión con otros cantaores, sale uno a cantar y ya te están grabando para el Facebook, y eso hay gente que le gusta y hay quien te critica, te ponen de borracho de buenas a primeras. Hoy día hay mucho ‘postureo’.

«Hoy día hay mucho postureo en el cante»

Esas juergas que usted ha vivido ya no se ven más…
Yo con cuatro años iba con mi padre a las grandes reuniones de cabales que había en Jerez. Me metía en la Peña Los Juncales, o en la Peña Tío Chalao, en el pub El Despacho… que no había ni un niño. Allí estaban El Torta, Capullo, Moneo, Luis de la Pica, Curro de la Morena, Fernando de la Morena, Moraíto, Luis El Zambo y muchos aficionados que sabían cantar mejor que muchos artistas. He tenido la suerte de ser hijo de ‘El Mijita’, y he vivido muchos ratos buenos. Me podía llevar dos días de fiesta, y no me faltaba la merienda ni la cena. Había mucho compañerismo y nada de rivalidad. Esos tiempos ya no volverán.

Para terminar, ¿habrá una nueva generación de cante en la familia Mijita?
Seguro que sí. Nosotros no somos de poner a los niños en los escenarios para presumir, es algo que le salen natural. Mis sobrinos, mi hijo José… ya están interesándose por el cante con unos diez años cada uno. Es una generación que seguro que dará que hablar porque esto no se acaba. Tengo otra hija mayor que me saca muy buenas notas, prefiero que se dedique a otra cosa que no sea el cante porque esto es muy difícil. Ser artista es complicado. Yo siempre digo que soy aficionado. Artista seré cuando pueda pasearme por el centro con un traje todos los días, con cierta edad y sin preocuparme del trabajo que salga.