Tomás Pereila se alzó el pasado fin de semana con la XLI edición del Concurso Nacional de Cante por Peteneras que se ha venido celebrando en las últimas semanas en Paterna de la Rivera. El cantaor portuense, que estuvo acompañado a la guitarra por el jerezano Manuel Lozano ‘El Carbonero’ consiguió también se llevó el premio al Cante Libre Niño de la Cava, convirtiéndose en el principal protagonista de una edición que se cerró el sábado con la gran final y la actuación de Rancapino Chico, El Cabrero y Capullo de Jerez y con una asistencia de unas dos mil personas. La cita contó un año más con la presentación del periodista Pepe Marín quien en su discurso se acordó de El Lebrijano y José Menese, dos de las grandes pérdidas del flamenco.

No era la primera vez que Tomás Pereila obtenía este reconocimiento ya que en 2010 también se adjudicó el concurso, por lo que, según reza en las bases de esta cita, no ha podido presentarse desde entonces, puesto que deben pasar un mínimo de cinco ediciones una vez que se gana.

El segundo premio, dotado con 2.500 euros, fue para Manuel Cordero, natural de Las Cabezas de San Juan, un cantaor que también se llevó otro de los premios libres, el denominado Rufino de Paterna. El tercer premio fue para Juanito Berrocal, de Medina Sidonia y el cuarto para Caracolillo de Paterna, que ascendían a 1.500 y 1.000 euros, respectivamente.

La organización, que ha contado una vez más con el Ayuntamiento de Paterna, además de la colaboración de Diputación de Cádiz y el Instituto Andaluz del Flamenco, homenajeó en esta edición a la localidad de Mairena del Alcor, que se recibió, en nombre de su alcalde Ricardo Sánchez.