A punto de cumplir medio siglo y aún vigente su prestigio incuestionable como una de las citas flamencas más veteranas del panorama nacional, nuestra Fiesta de la Bulería de Jerez se reinventa con un formato nuevo y un emplazamiento distinto, acordes a la demanda de un público cada día más internacional y exigente, y a la diversidad de propuestas que ofrece la creciente industria del flamenco en todos sus ámbitos.

Estos días asistíamos en la Alameda Vieja a tres espectáculos flamencos con nuestra bulería como hilo conductor. A los jóvenes talentos, la ‘Generación del 16’, nombrada por el periodista Juan Garrido, plena de fuerza, arte y profesionalidad, por primera vez les hemos dado una oportunidad y hemos descubierto y puesto en valor un potencial que estaba allí. Y han sabido aprovecharlo descargando todo su conocimiento artístico y técnico tanto en la presentación como en los contenidos y puesta en escena de su espectáculo. Ellos dieron el paso a los mayores del arte jondo de Jerez, y las familias hermanas de la geografía del flamenco de la Baja Andalucía proclamaron sus raíces y su sabiduría. Sin olvidar la magnífica representación artística del día grande de la fiesta, dedicado a nuestra universal Lola Flores.

Fueron, por tanto, tres jornadas decisivas en la apuesta del Gobierno municipal de incentivar y consolidar el flamenco de Jerez como una fuerza generadora de empleo y actividad económica, con un potencial turístico incuestionable y un caudal artístico rico y generoso en constante renovación, que tenemos la obligación de mantener y cultivar desde el Ayuntamiento y de la mano de la ciudadanía y la iniciativa privada.

En esta cuadragésima novena edición de la Fiesta de la Bulería, cuyo eco aún perdura en la antigua Alameda Fortún de Torres, hemos dado los primeros pasos para recuperar una fiesta, exhausta de años de polémica e indefinición, que languidecía y reclamaba un revulsivo contundente. En el primer año de legislatura trasladamos su emplazamiento al recinto del Alcázar y asistimos a un cambio sustancial del público, respetuoso y ávido de escuchar flamenco. La Alameda Vieja ha sido el recinto escogido en este segundo año y ha cosechado la unanimidad de una gran mayoría como el lugar idóneo para acoger esta fiesta, aunque somos conscientes de la necesidad de mejorar y apuntalar muchos detalles cualitativos que dependen de un esfuerzo inversor que precisa de la complicidad y el patrocinio de la iniciativa privada porque, de la mano, tenemos la obligación de generar riqueza y empleo.

En este año hemos dado un paso más allá. Estableciendo unos criterios muy estudiados y acordes a la dimensión cultural que está alcanzando el flamenco en la actualidad. Hemos impulsado un hito importantísimo, dando la oportunidad a toda una generación, la de nuestros jóvenes talentos, de escenificar su arte en el espectáculo ‘Suena Jerez’, dirigido por Pepe del Morao y supervisado por Juan Alfonso Romero, ilusionándoles, apostando por su futuro, permitiéndoles brillar y mostrar su enorme potencialidad y su respeto por los cantes originales de las estirpes flamencas jerezanas, de las que son herederos directos. Los más mayores del arte jondo, con su cuadro ‘Arte Añejo’ tuvieron su espacio compartiendo escenario con los artistas más consagrados de la actualidad: Jesús Méndez, Mercedes Ruiz, David Lagos y Melchora Ortega, entre otros grandes artistas.

Pero también hemos abierto fronteras, compartiendo con las ciudades limítrofes de Mairena, Utrera y Lebrija la riqueza, la personalidad enraizada y peculiar de sus familias cantaoras, emparentadas y unidas a Jerez, que por nuestra parte estuvo representada por la fuerza y la grandeza de los Agujetas. Por primera vez, desde Jerez hemos abierto la puerta a los pueblos de la geografía flamenca diseñando una nueva dimensión de la Fiesta de la Bulería, que se abrirá en próximas ediciones a otros municipios hermanos.  Una dimensión que, ya lo han dicho voces expertas, y desde el Ayuntamiento veníamos diseñando, podría culminar en otro gran festival, siguiendo el surco del ya consolidado Festival de Jerez.

Y en este nuevo impulso gestionado por la delegación de Dinamización Cultural y con el apoyo de todo el gobierno, hemos puesto los pilares hacia el futuro, contando con una  materia prima y unos recursos artísticos que son los mejores y que, sin duda, estimularán al empresariado, en forma de patrocinio, en una andadura nueva. Un camino cuyas reglas están señaladas para generar una economía del flamenco, de su valor y de su cultura, que dibuja un horizonte que trasciende la tradicional dimensión del espectáculo abarcando el ámbito de la formación, del comercio, del intercambio y de la internacionalización, los elementos del trazado estratégico que hemos diseñado.

En esta empresa no estamos solos. Contamos con la cooperación de las peñas flamencas, con el Consejo Consultivo del Flamenco y la Mesa del Flamenco en la que están presentes los partidos políticos y los empresarios de todos los ámbitos del sector. Y todo quedará bajo el paraguas de la marca Flamenco de Jerez, que será presentada próximamente a nivel nacional e internacional. La nueva Fundación Universitaria de las Artes Escénicas y el Flamenco de Jerez, que en breve estará en funcionamiento, será el vehículo a través del cual se desarrollarán las estrategias diseñadas.

En Jerez tenemos el privilegio de contar con los elementos de mayor calidad y más largo alcance. La sociedad actual demanda unidad y cooperación y, siendo conscientes de estas premisas, es importante por eso compartir y tener una visión amplia para situarnos en el futuro.  Es nuestra obligación, como administración municipal y como gestores políticos, sacar adelante proyectos, lanzarlos, atraer al público y que lo sembrado de sus frutos en forma de riqueza cultural, actividad económica y empleo.  Hemos creado un nuevo espacio en el que todos tenemos cabida. Todo Jerez, orgullosos y conscientes de lo que somos: una gran familia de la cultura flamenca.

FRANCISCO CAMAS

(Teniente de Alcaldesa de Dinamización Cultural del Ayuntamiento de Jerez)