José Mercé inscribió ayer con letras de oro su nombre en la lista de premiados con el Compás del Cante, un galardón conocido como el “Nobel del Flamenco” y que desde hace 30 ediciones la Fundación Cruzcampo otorga a artistas destacados del mundo del arte jondo. El jurado, reunido en el mes de junio, decidió otorgársela “por su excelencia en la ejecución y el conocimiento del cante; por acercar el flamenco a nuestros públicos combinando con maestría la capacidad innovadora y el respeto a la tradición”.

Además, recibió una mención especial el poeta y compositor Antonio Murciano por “su gran aportación al flamenco en el ámbito de la poesía flamenca y la producción discográfica, así como su compromiso firme y constante en la defensa del flamenco”.

La ceremonia de entrega tuvo lugar en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla, una cita en la que coincidieron numerosas personalidades del mundo del flamenco y la cultura en general. El evento hubo ocasión de dedicar a José Mercé un vídeo emotivo locutado por Antonio Murciano en el que se repasó su trayectoria, y de dedicarle la actuación de uno de sus cantaores favoritos, Jesús Méndez (que contó con la guitarra de Manuel Valencia), tras la que el propio galardonado se arrancó por bulerías.

Así culminó el XXX Compás del Cante, distinción instaurada en 1984 para destacar la profesionalidad de los cantaores flamencos, aunque posteriormente se amplió la distinción a las modalidades de baile y toque. A largo de estos años han recibido esta distinción artistas de la talla de Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Enrique Morente, Fosforito, Chano Lobato, Matilde Coral, La Paquera de Jerez, Fernanda de Utrera, Cristina Hoyos, Chocolate, Merche Esmeralda, Eva Yerbabuena, Pansequito, José de la Tomasa, Manolo Franco, El Pele, Paco Cepero y Eduardo Serrano “El Güito”, que fue premiado el año pasado.