Las XXVII Noches de la Plazuela de la Peña Los Cernícalos contarán con tres de las sagas cantaoras más representativas de la zona. Durante tres fines de semana del mes de febrero pasarán por la sede de la calle Sancho Vizcaíno tres voces distintas, tres maneras de concebir el cante pero tres concepciones del cante de las que gustan a los aficionados más cabales, y por ende a esta entidad, una de las más antiguas de España y cuya filosofía artística siempre ha defendido lo tradicional.

El encargado de abrir el telón será Vicente Soto, un artista curtido y con un currículo tan extenso como los años que lleva dedicándose al cante. Sin embargo, resulta curioso, como él mismo ha reconocido, que “en todos los años que llevo nunca había venido a la peña, por eso para mí es un honor”, destacó ante los periodistas. Su recital está fijado para la noche del sábado 4 de febrero a partir de las 22 horas y contará con la guitarra de Nono Jero.

Una semana después será Luis Moneo y su gente los que pisen las tablas de Los Cernícalos. El cantaor, que se encuentra ultimando su primer disco, ofrecerá un recital arropado por sus hijos Manuel, también cantaor, y Juan Manuel, guitarrista, y su nuera, la bailaora María José Franco.

El ciclo lo cerrará Diego Agujetas, quien estará acompañado por la guitarra de Alberto San Miguel el día 18 de febrero. “El último hijo vivo del Viejo Agujetas”, como lo definió el guitarrista, presente en la rueda de prensa, es un cantaor especial, fiel a una manera de decir el cante con sello propio.

Por segundo año consecutivo, la particularidad de estos recitales será en que para acceder a ellos hará falta invitación, una razón que justificó su presidente, Jesús Atienza, amparándose un tema de seguridad.

Las Noches de la Plazuela se cerrarán con una cena de gala el día 4 de marzo en el salón Casa Sánchez, aunque exclusivamente dedicada a los socios. En ella participarán Coral de los Reyes, Ana de los Reyes y Eva Rubichi acompañadas por la guitarra de Domingo Rubichi.