El músico y guitarrista Juan Diego Mateos presentó en Madrid el pasado miércoles su nuevo disco, “Bedallama”, la continuación de su anterior álbum, “Respira”, en el que propone un “viaje introspectivo” a través de la música con sabor a Jerez compuesta por Antonio Soteldo, Musiquita.

“Lo más difícil era interiorizar los temas y hacerlos míos”, ha asegurado hoy el músico jerezano sobre las canciones de este nuevo álbum, que ha presentado en la sede de la SGAE en Madrid. Ha reconocido que la música “tenía que hablar por él” a expensas de “desnudarse” al oyente, con “la vergüenza y el miedo” que ello implica, aunque para él este trabajo ha sido “sanador”, porque se ha enfrentado a la enfermedad de Crohn y había llegado a “odiar la guitarra”.

Cinco años han tardado él y el compositor y músico de origen venezolano Soteldo en dar forma a la continuación de “Respira” y, como resultado, han obtenido un disco con cinco temas tan solo con guitarra y el resto duetos acompañando ese instrumento con otros como piano, violín o violonchelo. “Lo hemos hecho para adornar y que el oído no se agobie con tanta guitarra”, reconoce Soteldo, que dedica el tema que da nombre al álbum a la hija de Mateos, que, cuando era pequeña, en vez de decir “bella dama” pronunciaba “bedallama”.

Miguel Ángel Pérez Reina, productor de “Bedallama”, ha aprovechado la presentación, en la que el artista y el compositor han interpretado junto a Jorge Pardo un tema del disco, para anunciar que este formará parte de la banda sonora del proyecto Musicfulness, una iniciativa que ellos mismos llevarán a cabo para “enseñar a escuchar la música” al público.

Musicfulness, una “experiencia honesta” que todavía no tiene fechas confirmadas, se compondrá de cursos de un día de duración “conducidos” por Pérez Reina, para que los asistentes “aprendan a sentir la música y a implicarse a ella”.