Argentina vuelve a la primera línea del mercado discográfico con su quinta entrega, ‘La vida del artista’. La cantaora onubense asume un nuevo objetivo profesional y lo hace con una producción musical en la que su portentosa voz se atreve con otras músicas del mundo como el fado o el tango y con colaboraciones de artistas de diversa índole y raíz. En total son 18 temas, algo poco habitual hoy día, para abordar un trabajo que verá la luz oficialmente el próximo 12 de mayo.

El disco, al contrario que en otras ocasiones, ha tenido varios escenarios para su grabación, aunque evidentemente, el Estudio Sfera que dirige el guitarrista José Quevedo ‘Bolita’ acapara, como ya sucedió con su segundo compacto ‘Las Minas de Egipto’, el mayor protagonismo. El Bola asume nuevamente la producción musical, y Luis Miguel Baeza la ejecutiva. Además, el disco se ha grabado también en Buenos Aires y en Lisboa, algo que le convierte en el más internacional.

Hablamos, en palabras de Argentina, de un trabajo «conceptual, cargado de sorpresas» y en el que han participado el actor Juan Diego, los escritores Benjamín Prado, Alberto Manzano y Manuel Moya; el arreglista y músico catalán Joan Albert Amargos; los guitarristas Bolita, Jesús Guerrero y Santiago Lara; los músicos portugueses Rao Kyao y Julio Resende; el pianista argentino Ricardo Zanón, y por supuesto sus músicos habituales Torombo, Los Mellis, José Carrasco y Paquito González, además del arreglista malagueño José Carra, entre otros.

La idea de Argentina con este álbum consistió en poner en valor la creación artística, no solo del flamenco. Teatro, pintura, literatura, escultura… De todo eso hay en su quinto disco, pero siempre desde su particular concepción del flamenco, desde la posibilidad tan especial que le da este arte para poder hacerlo. Para revindicar el arte y al artista de verdad.

Dentro de esa concepción global del arte, Argentina organizó un concurso de pintura patrocinado por la Fundación Cajasol del que salió la portada de este nuevo trabajo, una iniciativa que se convirtió en todo un éxito, con más de 200 obras llegadas desde todo el mundo, del que resultó ganador el pintor de Ayamonte Paco Rodríguez.

La publicación de este su quinto trabajo llega después de actuar bajo la dirección de Gustavo Dudamel en 2015 en el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles y de cosechar un rotundo éxito en el concierto inaugural de la Noche Blanca del Flamenco de Córdoba en 2016. También triunfó en Oslo, Nueva York y Lisboa. Y en febrero provocó el delirio del público del Auditorio Nacional de Madrid, que había agotado las entradas cinco meses antes. “Fue un concierto memorable”, se rindió el director del Centro Nacional de Difusión Musical, Antonio Moral.

Todo eso y mucho más –numerosos premios incluidos— ha conseguido con ese color de voz tan característico con el que se ha abierto paso entre todo tipo de público, y con una presencia escénica que remueve las entrañas. Así surge una artista única, creadora de su propia marca. Una artista que nace para el arte y que, día a día, logra objetivos al alcance de muy pocos.