El pasado viernes 15 tuvo lugar el inicio del ciclo ‘Lo sagrado y lo flamenco’ que organiza la Hermandad del Cristo en la Iglesia de San Francisco. Jerez, por tanto, cuenta gracias a esta iniciativa con una gran programación flamenca para la segunda quincena del mes de septiembre, tradicionalmente vacío en contenido de este tipo. La primera de las jornadas tuvo como protagonistas a enormes referentes del cante y del toque flamenco de la actualidad, con el apreciado matiz de poner sobre el escenario (altar de cultos de la iglesia) a artistas que no suelen coincidir en cartelería por lo general.

Si bien es cierto que uno de los claros atractivos del cartel falló a última hora, la noche se celebró con éxito por la calidad de lo escuchado y por la majestuosidad del lugar. Fernando de la Morena no pudo asistir a la cita por problemas de salud bien acreditados por un parte médico, en su lugar acudió Alberto Sánchez ‘El Almendro’. Alberto dio buena muestra de ilusión y ganas por convencer y tuvo un gran resultado, sobre todo a la hora de homenajear a Juan Moneo ‘El Torta’ por bulerías.

Tras él salió Antonio Reyes, que estuvo respaldado por la joya de la guitarra, Paco Cepero. Ambos deleitaron al numeroso público que llenaba la céntrica iglesia jerezana. Antonio gustó por soleá, bulerías y zambra. En cada tercio había sonidos que valorar, matices que saborear, pellizcos que disfrutar. La comunicación entre ambos artistas fue perfecta y el público aplaudía constantemente. Hay que recordar que los artistas que acuden a este ciclo lo hacen de manera generosa y solidaria con la cofradía al no haber un interés económico de por medio, sino que lo recaudado va destinado a la rehabilitación de la Ermita de San Telmo.

Alfonso Carpio ‘El Mijita’ acudió a la llamada de su “gente” para aportar su granito de arena. Se esforzó en dejar el listón bien alto por seguiriyas y el público lo valoró justamente con una gran ovación. Tras ello se acordó de Agujetas en la ronda de fandangos y por bulerías tiró de repertorio clásico de La Plazuela. Domingo Rubichi lo acompañó a la perfección así como las palmas de José Peña y José Rubichi, siempre prestos a llevar el compás a lo más alto de sus cotas.

La última en salir fue la gran Elu de Jerez, que hizo tambalear los muros de la parroquia. Su fuerza no dejó indiferente a nadie, sobre todo en una ronda por fandangos que difícilmente se volverá a repetir en mucho tiempo. Habrá momentos que se acerquen a la calidad que prestó esta cantaora, sí, pero la magia de ese instante ya es imborrable para los que tuvimos la suerte de escucharla. No faltó su ronda por levante ni las bulerías en las que el público la acompañó con sus palmas, síntoma del disfrute inequívoco.

La siguiente jornada propone en cartel a Antonio Agujetas, Luis Moneo, Gitano de Bronce y Juanillorro, con las guitarras de Juan Manuel Moneo y Jesús Agarrado. La cita será el viernes 22 a partir de las 21.30 horas. Las entradas están a la venta en Tabanco el Pasaje, Bar La Moderna, Bar Volapié, Peña La Bulería y en la Iglesia de San Francisco.

Fotos: PACO BARROSO