La generosidad de Paco Cepero puso el broche de oro al ciclo ‘Lo sagrado y lo flamenco’ que ha venido celebrándose en la Iglesia de San Francisco bajo la organización de la hermandad del Cristo de la Expiración. El último de los días tuvo como protagonista a Paco Cepero, un maestro de maestros que quiso regalarnos su música impagable a favor de la rehabilitación de la ermita de San Telmo. Su vinculación a la cofradía del Campillo es histórica, pues él fue quien le puso la música y parte de la letra al himno de la coronación canónica de la Virgen del Valle.

La iglesia se llenó de público y la afición disfrutó de más de dos horas de concierto en el que intervinieron otros artistas como Samuel Serrano, joven cantaor chipionero apadrinado por Cepero, que levantó al público en varias ocasiones. Sin duda estamos ante el mejor músico que tenemos en Jerez. Faltó Rancapino Chico que por motivos personales no pudo asistir a la cita. También estuvieron Paco León, Sophia Cuarenghi y Carlos Merino.

Entre el repertorio que quiso expresar Paco encontramos algunas creaciones incluidas en su último trabajo discográfico ‘Sueño Latino’ como los títulos Alameda Vieja o Para Chari. Quiso dar un viaje por su anteriores discos sin olvidar grandes éxitos como Agua Marina, Plazuela o Domingo de Carnaval. En el público se encontraban, entre otros, el Rvdmo. Sr. D. José Mazuelos Pérez, Obispo de Jerez, o la diputada María José García Pelayo.

Samuel Serrano salió al final de la gala para interpretar seguiriyas, fandangos, tangos, martinetes y soleá. Pudimos comprobar la proyección que está teniendo el joven cantaor conectando sin barreras con el asistente. Dejó un gran sabor de boca por la profundidad de su eco y por su ortodoxia en el decir.

Reportaje Gráfico: Paco Barroso.