Masáis con túnicas de lunares, un san Antonio, un astronauta, un flamenco…y el guitarrista Diego Carrasco levitando entre ellos. Esa es la portada del disco con el que el jerezano celebra sus 50 años de carrera, “No m’arrecojo”, en el que se ha rodeado de “la champion” de la música española.

Alejandro Sanz, Manuel Carrasco, Joaquín Sabina, Silvia Pérez Cruz, Miguel Poveda, Estrella Morente, Andrés Calamaro, Miguel Ríos, Macaco, Arcángel, Rocío Márquez, Tomasito, Javier Ruibal, Dorantes o Remedios Amaya forman el escuadrón de “campeones” que le acompaña en el disco, desgrana orgulloso Carrasco. “No grababa desde 2013 -‘Hippytano’- y un día, en el teatro de La Latina, donde hacíamos la ‘Zambomba’ de Navidad, vi un cartel de una fiesta de la bulería de 1967 y caí en que ese fue el año en el que empecé”, relata el artista (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1954).

Habló con su amigo y productor Luismi Fernández “y luego fue descolgar el teléfono para llamar a artistas y qué sorpresa maravillosa: todos encantados de participar”, recuerda. Son todas, asegura, colaboraciones “muy cariñosas y muy especiales” y no es capaz de destacar una sobre otra porque son “lo máximo” cada una de ellas.

En “No m’arrecojo. 50 años en familia” interpreta con la mayoría lo que sus colaboradores han querido: “Pa’mi Manuela”, Alejandro Sanz; “Mariposilla verde”, Silvia Pérez Cruz; “Alfileres de colores”, Miguel Poveda; “Hyppitano”, Miguel Ríos; “Ratones coloraos”, Joaquín Sabina, o “Probe de mí”, Manuel Carrasco.

Se ha quedado “alguna gente” fuera del disco pero, bromea, eso no importa porque como dice el título del CD, “no s’arrecoge” y estarán con él en el que celebre “50 años más”.

“No me he dado cuenta de que han pasado 50 años dedicado a una profesión tan dura y tan linda a la vez. Todavía no he visto el disco -salió a la venta el pasado viernes 27 de octubre- pero cuando lo tenga en mis manos estoy seguro de que no me lo voy a creer… `Pero si hace dos domingos que empecé en esto!”, exclama.

La portada del disco, que presentará en el Teatro de Villamarta el 11 de noviembre y en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid el 29 de ese mismo mes, es un dibujo a colores del artista jerezano Juan Angel de la Calle y Carrasco está “encantado”, pero también “muy sorprendido”, con el resultado porque le retrata “estupendamente”.

“Es un pedazo de portada porque tiene que ver con mis locuras. Me ha visto así, elevado bailando, sin saber si vengo del cielo o me levanto de la Tierra. Con esos masái con túnicas de lunares y la Cruz de Santiago -él es del barrio de Santiago-, un flamenco con su patita levantá y san Antonio mirándolo todo…”, describe entre risas.

Empezó con 13 años, con gente como la tía Anica “la Piriñaca”, la que decía que la boca te tiene que saber a sangre para cantar bien seguiriyas, el Tío Gregorio “El Borrico” o Terremoto de Jerez. “De ellos parte la música y, sobre todo, el cantar gitano. Es el flamenco de las fatigas en el campo, de las dificultades, del hambre y yo soy gitano por los cuatro costados”, resume.

Le llaman “el gurú del compás” porque lo domina como pocos y a él le hace gracia pero asegura que es “un regalo de Dios”. “Tuve el regalo, además, de nacer en una familia maravillosa del barrio de Santiago. De pequeño, en vez de al fútbol, jugabas a hacer compás con todos tus primos y de ahí viene todo”, detalla.

“Todavía me quedan 50 años más. Afortunadamente he vivido cosas muy bonitas y todavía me faltan cosas importantes. Quiero coger mi guitarra y volver a mis orígenes y descubrir cosas”, anuncia el artista, que también compone y canta: “Soy un cantautor gitano”, bromea. “¿Que qué quiero ser de mayor? Pues es un poco complicado. Lo que me gustaría es ser un buen aficionado, que me guste lo que me gusta y que pueda compartir las cosas con los amigos”, añade feliz.