El XXXI premio Compás del Cante fue entregado en la noche del pasado 13 de diciembre en el Teatro Central de Sevilla, en una gala que, conducida por el periodista Manuel Curao, contó con la presencia de importantes personalidades del mundo del flamenco, además de artistas destacados como José Mercé, Chiquetete o José de la Tomasa.

La edición de este 2017 tuvo como protagonista al guitarrista Rafael Riqueni, Premio Compás del Cante, aunque también hubo espacio para las nuevas generaciones gracias al nuevo galardón creado en este año, Nuevo Compás, y que ha sido concecido a la bailaora Patricia Guerrero, en una dura pugna con el jerezano Manuel Valencia y el chiclanero Alonso Núñez ‘Rancapino’. Además, en esta XXXI distinción se ha concedido una Mención Especial al cantaor Camarón de La Isla, que recogía su viuda coincidiendo con el 25 aniversario de su muerte.

Los encargados del fallo de este año han sido especialistas en el mundo del flamenco: José Mercé (ganador del XXX Compás del Cante), Rafael Infante (director de la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Sevilla y miembro de nuestro Consejo Asesor), Cristóbal Ortega (gestor cultural y director la XVIII y XIX Bienal de Flamenco de Sevilla) y los periodistas especializados en flamenco José Manuel Gómez (El Mundo), Teo Sánchez (director y presentador del programa Duendeando de Radio 3) y Alberto García Reyes (adjunto a la Dirección ABC de Sevilla).

Riqueni recogió la estatuilla de manos del presidente de la Fundación, Jorge Paradela, y ofreció un emotivo discurso de agradecimiento en el que recordó su trayectoria y envió especiales ánimos a todos esos jóvenes artistas que siguen trabajando duro para alcanzar el éxito en esta profesión. También quiso hacer mención especial a aquellos grandes compañeros que ya no nos acompañan, y se emocionó recordando sus orígenes: Sevilla.

Además, el guitarrista regaló una actuación inspirada en su último trabajo, Parque de María Luisa (2015), con la que inundó el Teatro Central de la energía y el sentimiento de su música. Con él se cerraban las actuaciones individuales de los artistas invitados, y se ponía en pie el teatro acogiendo la generosidad de su música.

Manuel Valencia y Rancapino Chico ponen la nota de color

Los representantes de la provincia, Manuel Valencia y Rancapino hijo, tuvieron la ocasión de participar en la gala. La desgarradora voz de Rancapino Chico, acompañado por la guitarra de Antonio Higuero, hizo entrar en calor a todo un público agradecido por su arte, que revivió emocionado el legado de su padre. Seguidamente, la guitarra de Manuel Valencia coloreó el ambiente del sobrio teatro, en el que el público volvía a sorprenderse con el potencial de la nueva generación del flamenco. El jerezano contó en su actuación con la participación de Diego Montoya y Manuel Salado a las palmas, Pepe Pulido al bajo y la percusión de Carlos Merino. Valencia pone así colofón a un año especialmente intenso en el que ha crecido artísticamente demostrando que hoy por hoy es uno de los grandes nombres del flamenco en Jerez. Ambos artistas participaron también en un fin de fiesta en el que sumaron todos los galardonados.

Fotos: Fundación Cruzcampo