El Ballet Nacional de España inaugura mañana viernes día 23 de febrero el XXII Festival de Jerez en el Teatro Villamarta con un espectáculo en el que aborda todos los estilos de la danza española. ‘Eritaña, Zapateado de Sarasate, Soleá del mantón, Bolero y Alento’ reflejarán sobre el escenario “la energía y la pasión” de una compañía que busca que el público “disfrute de la danza española con mayúsculas, con toda su esplendor y complejidad”, según señaló Antonio Najarro, director de la compañía.

En la jornada de mañana la guitarra de Antonio Rey sonará en la Bodega González Byass, donde presentará su disco ‘Dos partes de mí’, una mezcla de flamenco y de los descubrimientos de este músico en el terreno de lo clásico.

“Abordamos todos los estilos”, señaló el máximo responsable del Ballet Nacional de España ante los medios de comunicación. En ese recorrido coreográfico se incluyen la escuela bolera, la danza española y estilizada y, cómo no, el flamenco.

En la primera parte la propuesta que presenta el Ballet Nacional de España exhibe el sello propio de las coreografías de repertorio. Comenzará el espectáculo con ‘Eritaña’, compleja y rápida y que muestra el estilo de su creador, Antonio Ruiz Soler. Y de este maestro también se pondrá en escena el ‘Zapateado de Sarasate’, “un hito” en su trayectoria creativa, en opinión de Najarro, quien advirtió que lo que podrá verse en el Teatro Villamarta será la coreografía “completa” y no algunas de sus versiones. “Un ejercicio de arte, de técnica y elegancia”, puntualizó.

A esta primera parte también corresponden la ‘Soleá del mantón’ de Blanca del Rey -“una dama del flamenco”- y el ‘Bolero’ de Ravel que coreografiara Rafael Aguilar, a quien el Ballet Nacional de España rinde un homenaje. “Es un creador que no ha sido posicionado como debiera. Quiso asumir riesgos y, para su época, fue un revolucionario”, señaló el director de la compañía.

En cambio, la segunda parte de la propuesta del BNE ya deriva hacia la nueva creación con ‘Alento’ de Antonio Najarro, donde “reflejo mi forma de ver la danza española, concretamente la estilizada, con la que me siento más identificado”. “Es una actualización de la danza, no una revolución”, añadió.

El máximo responsable del BNE mostró su satisfacción por el hecho de que el público llenará el Teatro Villamarta. Y quiso dejar claro que, con motivo del 40 aniversario de la creación de la compañía, uno de los objetivos es que “el público sienta la danza” y que esta modalidad artística sea “cercana, accesible y no elitista”.

Ciclo Toca Toque

De otro lado, y también en la jornada inaugural, la guitarra de Antonio Rey sonará a medianoche en la Bodega González Byass dentro del ciclo ‘Toca Toque’. El concierto de Antonio Rey será la carta de presentación de su segundo disco ‘Dos partes de mí’. Contará con el baile de Joaquín Grilo como artista invitado, la segunda guitarra de Manuel Urbina, el cante de Mara Rey y la percusión de Makarines.

“Este concierto me lo tomo como algo muy especial”, dijo el guitarrista. Entre otras cosas, porque “soy de Jerez”. Calificó su disco como “de flamenco y música. No encierra sólo flamenco, sino que tiene colores de otros géneros”, indicó, especialmente la música clásica.

Todo ello forman esas dos partes del guitarrista a las que se alude en el título del disco. Por un lado, su parte flamenca -enraizada en los sones de Jerez- y su apertura hacia otras músicas, inclinación propia de un artista inquieto. Algunos de los temas de su nuevo trabajo discográfico discurren por taranta, soleá, guajira, tangos y bulerías. Y prueba de ello dará en el concierto de la Bodega González Byass.