Sin prisa pero sin pausa, Enrique Remache prosigue su carrera profesional como cantaor. Tras sus recientes triunfos en el XXI Festival de Jerez donde presentó el disco ‘Pasaje en el tiempo’ junto a otros compañeros, y sus dos últimas apariciones en la Fiesta de la Bulería 2016 y 2017, el joven artista jerezano intenta ahora abrirse camino en el difícil mundo de las peñas y festivales veraniegos.

El pasado sábado se estrenó con un recital en la peña Flamenca El Madroñero de la localidad sevillana de Montellano, un espacio en el que dio buena cuenta de sus condiciones como cantaor. El jerezano, que estuvo acompañado a la guitarra por otro nuevo producto del flamenco de la provincia, Antonio Reyes hijo, completó un recital consistente que consiguió ganarse al público de la entidad hispalense. Enrique cantó por tonás, soleá, seguiriyas, tangos, una ronda de fandangos y bulerías, un variado guiso cantaor que cautivó al público, prendido de sus condiciones y de esa voz tan particular que posee. Tal fue el calado que su actuación le ha valido para que este próximo verano participe en el Festival Flamenco que organiza dicha localidad el 28 de julio.

El jerezano estuvo acompañado a la guitarra por el joven Antonio Reyes hijo

A esta fecha hay que añadir varias más que conforman la cada vez más consistente agenda del cantaor jerezano, ya que el día 2 de junio ilustrará la presentación del libro ‘Manuel Torres’, de Carlos Martín Ballester en la Peña Juan Villar de Cádiz, mientras que el 21 de julio ya ha cerrado su participación en el Festival de Cante Jondo de Casariche, también en Sevilla.

A ello hay que unir su presencia en la próxima Fiesta de la Bulería, donde lo hará por tercer año consecutivo, aunque en esta ocasión dentro del espectáculo ‘El río de la bulería’ que dirige Curro Carrasco y que abrirá esta edición el día 23 de agosto.