La bailaora afronta una etapa intensa de trabajo con “ilusión y tranquilidad” ya que, según dice, “las cosas llegan a su tiempo y hay que disfrutarlas”

Manuela Carpio, esa bailaora de raza de La Plazuela, lleva toda una vida en los escenarios. Desde que nació, en 1968, convive naturalmente con el cante y el baile, pues por ambos apellidos está relacionada con el arte jondo. Si por un lado están los Moneo, por otro lado están los Carpio, es decir, dos de los linajes más prestigiosos de la gitanería jerezana. Es por eso que no es de extrañar que decida dedicarse a este mundo siendo una niña, participando en los espectáculos de Manuel Morao tras su primera etapa en la escuela de Cristóbal ‘El Jerezano’, su primer maestro. Morao, que ve de forma inmediata el talento de la pequeña, la incluye en el exitoso ‘España-Jerez’, junto a otros compañeros de la época como La Macanita o Tomasito, hoy grandes artistas. Tras esa etapa comienza a girar con otros espectáculos, siendo algo mayor, por escenarios de Nueva York, Miami, Madrid o países de Europa. Más tarde vuelca su carrera en su academia, en su faceta como docente, aunque de unos años acá vuelve a pisar la Fiesta de la Bulería (edición 2015), o Viernes Flamencos (edición 2016), así como en el Festival de Jerez, con Casta de una bailaora (2006), Manuela con el alma (2012) y, en Teatro Villamarta, en 2017, con ‘Al compás con su gente’.

“Han sido unos años muy bueno, creo que las cosas han llegado cuando han tenido que llegar”, dice Manuela. Es cierto que no se ha caracterizado nunca por ser ambiciosa, “pero en ocasiones se presentan oportunidades que no puedes dejar escapar y hay que aprovecharlas, disfrutarla”, continúa. Y se centra en uno de los eventos de este verano al que debe asistir, el festival ‘Jerez, Gran Reserva’, que rinde honores a Pansequito, el 7 de julio en la Plaza de Toros de la ciudad. “Cuando me llamó José Luis Lara me dio una alegría tremenda porque a mí me gusta bailar en mi tierra y con mi gente, además en una noche en la que se reconoce la labor de Pansequito, uno de los más grandes”, afirma. Manuela forma parte del grupo ‘Con el baile en la memoria’, junto a otros grandes bailaores como Diego de la Margara, Enrique Pantoja, Gema Moneo, Miguel Ángel Heredia, Fernando Jiménez, Tía Curra y Tía Yoya. En ese elenco están, además, El Purili de la Línea, Remedios Reyes, El Quini, Juanillorro, Juan Lara y Luis de Mateo.

“!Cuidado con lo que se va a ver!”, exclama, “que es un cartelazo y nadie debería perdérselo”.

Antes de esa fecha Manuela impartirá una master class en París durante tres días, y actuará en los Jueves Flamencos de Cajasol, en Sevilla el 17 de mayo. Otra de las aventuras en las que la bailaora se ha metido es en dirigir uno de los espectáculos previstos en la Fiesta de la Bulería de Jerez, a finales de agosto y que estará dedicada a Manuel Moneo.

En la noche del ‘Jerez, Gran Reserva’ estará compartiendo cartel con el propio homenajeado, así como con Aurora Vargas, Rancapino Chico, Pedro ‘El Granaíno’, los hermanos Pañeros, Luis Moneo, José Carpio ‘Mijita’, María Terremoto, Lela Soto y con el grupo ya mencionado. Es por ello que para Manuela “es una oportunidad para disfrutar del flamenco gitano”. Las entradas están a la venta en tickentradas.com y en Malamúsica, en Jerez, y marchan a buen ritmo teniendo en cuenta que las del ruedo son numeradas.