José Gálvez ha sido una de las representaciones jerezanas en el Suma Flamenca 2018, que se está celebrando durante estos días en Madrid. El polivalente artista estrenaba en Teatros del Canal el espectáculo ‘Sonanta de tocaor’, con el que ha querido “realzar la figura del tocaor, para mí es imprescindible diferenciar la figura del tocaor y la del guitarrista”, al tiempo que destaca la escuela de guitarra jerezana.

Gálvez se arropó de tres artistas diferentes, pero que a su manera representan Jerez: Luis El Zambo, Joaquín Grilo y Miguel Lavi. En la crónica realizada para la Guía Flama por Begoña Castro, se cuenta que “Lavi ofreció al respetable tientos tangos con sabor a añejo. Ralentizando en su tripas el timbre que suena a viejo un excelente cante por malagueñas para rematar con un emotivo cante por siguiriya. Siendo joven, el cantaor conecta con su herencia y vivencia jerezana y con su forma de expresar el cante mas allá de su presente, su forma de decir el cante nos hace recibirle sabio y de gran experiencia en nuestros oídos”.

Fue Luis El Zambo en siguiente en aparecer, regalando fandangos, bulería por soleá, “su magistral cante por bulerías pa escushá”, y por supuesto bulerías con sabor al barrio de Santiago. Mientras, Joaquín Grilo dio muestras “de su musicalidad iniciando en silencio, entrando en ritmos y compases de doce tiempos y fraseando las ruedas del toque como si no solo sus pies, sino todo su cuerpo, se entregaran para ser cante e instrumento percusivo que engrandecieran imágenes de danza, de fiesta, de burla, de desplantes personales, mostrándonos su personalidad su identidad propia, esa que recuerda a Jerez, pero a la manera del Grilo”.

La crónica destaca también la originalidad del fin de fiesta, con Gálvez desempeñando ese papel de cantaor-tocaor-compositor, y con el soniquete infranqueable de Manuel Cantarote y Juan Diego Valencia. El jerezano ha conquistado Madrid. Ahora, a seguir con su nuevo proyecto de disco.