La LI Fiesta de la Bulería arranca este jueves en la Alameda Vieja con un formato de tres días, un nombre propio, Manuel Moneo, y récord de presupuesto, nada menos que 240.000 euros. Será el último espectáculo programado, el del próximo sábado, el que rinda tributo al Bronce de La Plazuela, fallecido el pasado diciembre. Pero además, el Ayuntamiento, en una decisión sin precedentes, introducirá por primera vez en la historia de este evento, instaurado por Juan de la Plata el 1 de septiembre de 1967, a artistas externos ya no sólo a Jerez, sino de España. Así, será la primera ocasión en los 51 años de historia que la Fiesta de la Bulería cuente en su elenco artístico con extranjeros. Y digo esto porque será el segundo día, el viernes 24, cuando se ha conformado un montaje dedicado a Japón, en el que participarán, al margen de una buena tropa de artistas de la tierra, un nutrido grupo de japoneses, desde la cantaora Yuka Imaeda hasta las bailaoras, y por supuesto, el maestro Shoji Kojima, un artista que a sus casi ochenta años participará por vez primera en este evento.

Pero vayamos al programa. Serán tres jornadas con más de 70 artistas las preparadas para este 2018. La primera, la inaugural, será este jueves a partir de las 22 horas con un espectáculo, dirigido por el guitarrista Curro Carrasco, y con la dirección escénica de Juan Herrera, denominado ‘El río de la Bulería’.

El elenco lo encabeza el Tate Diego Carrasco y junto a él toda esa generación de artistas que dieron el salto hacia la vanguardia, precursores de lo que se conoce como Nuevo Flamenco. José Soto ‘Sorderita’, uno de los padres de Ketama, Tomasito o Juañares, un cantaor versátil capaz de sostener la pureza en la soleá que moverse por la samba o aires brasileños.

Habrá un segundo grupo, donde José Valencia es la cabeza visible, seguido de las últimas generaciones de cante, Maloko, Agujetas Chico, Enrique Remache, Lela Soto, Anabel Valencia y Felipa del Moreno, artistas capaces de cambiar de registro con facilidad. El baile lo llevará Gema Moneo, otro ejemplo del devenir flamenco que nos espera.

El segundo día llevará el sello de personas con la suficiente capacidad e inventiva para esperar lo mejor. Hablamos de David Lagos y Javier Latorre, dos estudiosos y grandes aficionados que unen sus caminos para tejer una línea imaginaria del arte entre Japón y Jerez. En un extremo, el maestro Shoji Kojima, todo un ejemplo de amor al flamenco, y en el otro el esplendor de la tierra, de Jerez, a través del cante, el baile y el toque.

Esplendor que pondrán Fernando de la Morena, El Londro y Melchora Ortega, al cante, Andrés Peña, Pepe El Zorri y Juana Carrasco, al baile, y Alfredo Lagos, Jose Galvez y Javier Ibañez, a las guitarras. Enfrente un elenco de artistas japoneses, con Yuka Imaeda como exponente cantaor, y Shiho Morita, Mayumi Kagita y Hiroki Sato, con una experiencia notable en el mundo del baile.

El colofón a esta 51 edición de la Fiesta de la Bulería lleva la firma de Manuela Carpio, directora artística de este homenaje a Manuel Moneo en el que no faltará su hijo Barullo, una larga lista de artistas de enorme caché y de distinta procedencia.

Habrá Jerez, pero también Lebrija, Utrera y hasta Sevilla. Luis Moneo, Jesús Méndez, Fernando Soto, La Macanita, Luis ‘El Zambo’, Carmen Ledesma, Pepe Torres, Diego de la Margara, El Torombo y Luis Peña conforman un equipo del que se presupone un rendimiento altísimo.