La actualmente denominada Asociación Cultural Flamenca “Alegría 76-Pepa de Utrera” creó en 1976 su “Homenaje Flamenco” como un reconocimiento público a aquellos artistas que han destacado en la interpretación, promoción, divulgación y dignificación del arte flamenco en sus modalidades de cante, baile, toque y música instrumental. Esta distinción se ha consolidado por derecho propio como uno de los acontecimientos artísticos más prestigiosos de los que se celebran en Utrera, como lo demuestra la impresionante nómina de artistas flamencos de varias generaciones que lo han recibido en las últimas cuatro décadas, convirtiéndose en un referente en el panorama jondo a nivel nacional.

En el ya histórico e ilustre palmarés de este Homenaje Flamenco figuran más de medio centenar de artistas que son auténticos mitos y leyendas del flamenco contemporáneo. En esta 42ª edición van a ser dos las figuras que se sumen a tan insigne nómina y a las que la entidad utrerana quiere mostrar su tributo, reconocimiento y agradecimiento: el cantaor David Palomar y el bailaor “El Farru”.

“Los cantes de Cádiz son como sonrisas que se desangran”. Eso dice David Palomar, destinado a ser una de las principales referencias del flamenco actual. Este gaditano del barrio La Viña es un cantaor lleno de matices, colores y sabor. Artista personal, creativo, actual, único, reivindicativo y respetuoso al mismo tiempo. Su identificación con los estilos, la tradición, los aires de su tierra, de Cádiz, trasciende los aspectos formales y se convierte en una singular militancia. Seguidor y devoto de los grandes maestros de la escuela gaditana del cante, en su tributo se aleja del mimetismo para personalizar los cantes y dejar aportaciones propias. No mira al pasado, sino al futuro, al que camina portando la esencia de ese patrimonio. Se ha ganado por derecho propio ser uno de los relevos generacionales, un digno heredero de Cádiz y sus cantes. Y entiende esta circunstancia como una responsabilidad con su tierra y con el flamenco.

El cante de Palomar es fresco, libre, natural y sincero y su voz ya tiene una etiqueta propia. Su manera de ser y de concebir el arte y su gracia viñera y carnavalera le aportan unas dotes interpretativas inusuales para los flamencos.

Henchido de la sal y el compás de la Bahía, el cante de David Palomar debería llevar un sello identificativo que con tiza señalara, D.O. Cádiz. Si Palomar es la marca, Cádiz es su denominación de origen.

Ser nieto del gran patriarca gitano del baile jondo es un reto para un bailaor. Como también lo es para un flamenco integral que su futuro artístico esté marcado por un sueño del maestro Paco de Lucía en el que lo vio a él cantar, tocar la guitarra y, por supuesto, bailar. Porque Antonio Montoya Fernández “El Farru” es bailaor de cuna y pertenece a la saga de bailaores gitanos más importante que la historia flamenca ha conocido.

Para “La Farruca”, su madre, “El Farru” es el cascabel de su clan artístico. Su baile es tan negro, profundo y solemne como el de todos “Los Farrucos”, pero Antonio siempre transmite la luz, la frescura, la apostura y la naturalidad que le distinguen como un intérprete del baile único y genial.

Baile de estirpe. Nieto, hijo, sobrino y primo de bailaores. Elegancia y fuego, intensidad y compostura, respeto a la tradición pero creativo en la dialéctica entre el tacón y el silencio. Pies impensables, giros imposibles, desplantes pintureros. Fuerza arrebatadora y talento técnico. Raza de bronce y taconeo de martillo y fragüa. Un concepto del baile imitado por muchos en la actualidad y que sigue creando escuela. “El Farru” es un bailaor extraordinario. Un extraordinario flamenco. Un extraordinario artista que baila, canta y toca “por un sueño”. “El Farru” es… “Farruco”.

Los dos grandes del flamenco de hoy a los que se rinde este afamado homenaje por parte de la asociación cultural utrerana hacen gala pese a su juventud de una amplia, brillante y exitosa trayectoria artística, tal como se refrenda en sus respectivas biografías.

El acto de homenaje a este dúo de jóvenes ases flamencos se celebrará la noche del miércoles 5 de septiembre en el recinto ferial utrerano. En el marco de una cena de gala, por parte de la entidad organizadora se rendirá el merecido tributo a los galardonados, a los que se les entregarán sendas obras pictóricas realizadas por el reconocido artista plástico Abraham Pinto, consumado especialista en pintura rápida y plenairismo que cuenta con más de ochenta premios y menciones en certámenes nacionales e internacionales. En honor a los artistas homenajeados actuarán la cantaora chiclanera Remedios Reyes y los jerezanos Juan de la Morena y Joselete de Mushogitano, acompañados de sus cuadros flamencos, y entre los artistas invitados al acto figura el gran cantaor utrerano adoptivo Enrique “El Extremeño”.

La Asociación Cultural Flamenca “Alegría 76-Pepa de Utrera” sigue reivindicando que se preserve y promocione la tradición flamenca de la Feria de Utrera y que ésta siga siendo un punto de encuentro obligado para los artistas y aficionados flamencos de nuestra tierra y de todo el mundo.

Finalmente, la entidad organizadora expresa públicamente sus condolencias y su pesar a la familia del joven cantaor jerezano Manuel Carpio Heredia “Juanillorro”, reciente y repentinamente fallecido, y muy especialmente a su prima y compañera de elenco la gran bailaora Manuela Carpio, con el deseo de que próximamente pueda recibir el homenaje previsto para esta edición que se ha pospuesto por tan luctuoso acontecimiento.