Jesús Méndez y Manuel Valencia harán historia este jueves en Madrid, ya que por primera vez dos artistas flamencos se unirán a la Unidad de Música del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey nº 1, la más antigua de España, para ofrecer un concierto con motivo de la celebración del Día de las Fuerzas Armadas.

Ambos hicieron posible en 2013, supervisados y coordinados por Antonio Lillo, Profesor de Estética Musical Marcial, el disco ‘Flamenco Rojo y Gualda’, un trabajo en el que se adaptaron canciones habituales de la milicia a palos flamencos y que ha logrado un notable éxito tanto a nivel civil como a nivel militar. De hecho, la publicación ha sido una de las más vendidas en la historia de las editadas por Subdirección General de Publicaciones y Patrimonio Cultural del Ministerio de Defensa, donde se puede adquirir por 8 euros.

IMG_4707
El concierto en sí tendrá lugar en el Teatro Monumental, en plena calle Atocha y con una capacidad para 1.600 personas, y estará dividido en dos partes, una primera en la que la Unidad de Música del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey nº 1 interpretará diversas piezas como ‘El sitio de Zaragoza’ o la ‘Rapsodia militar española’. Además, con motivo del cuatrocientos aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes se tocarán varios fragmentos de la suite sinfónica que el actual director de la Unidad, Juan Bautista Meseguer, ha compuesto sobre el universal Don Quijote. La segunda parte corresponderá al flamenco con diferentes cantes del disco. Finalmente, el cierre del concierto servirá para unir a las dos vertientes musicales.

‘Flamenco Rojo y Gualda’ es un proyecto grabado en los estudios La Azotea de Sanlúcar en 2011, pero que no vio oficialmente la luz hasta 2013. El trabajo discurre a través de 14 temas, que van desde el clásico villancico ‘Ya se van los quintos, mare’, pasando por guajiras, cantiñas, bamberas, bulerías, martinetes, soleá, tangos o fandangos de Lucena, entre otros. Su contenido se sustenta en una selección de letras populares entonadas en distintas épocas y circunstancias que se han adaptado al flamenco con enorme sensibilidad. Hablamos pues de un disco que pese a contar ya con 5 años de antigüedad no ha perdido la vigencia, es más, sabe a poco en cuanto a poder desarrollar de una manera más extensa el proyecto. Es precisamente el objetivo que se plantean ahora sus promotores, es decir, consolidar el mismo a través de una antología (su nombre concreto sería ‘Antología de la Música Popular del Soldado’) ya que existe material suficiente como para dar consistencia a ello.