Las redes sociales han sido testigo del efecto viral que ha tenido el cartel que anuncia el festival homenaje a Manuel Soto Barea ‘El Bo’, que tendrá lugar el próximo 30 de noviembre, a las 20.30 horas, en el Teatro Villamarta. La iniciativa, en esta ocasión, ha partido de la propia familia encabezada por el hijo del artista de Santiago, Maloko Soto. No se trata del primer homenaje al conocido palmero, ya hace un mes Madrid fue el escenario de otro con un cartel en el que se encontraban artistas de la talla de Estrella Morente o José Mercé, hecho que no les valió para llenar el teatro Nuevo Apolo de la capital. Conocidos los resultados económicos, no del todo favorables, que surgieron del mencionado festival la familia ha decidido realizarle otro en su tierra, Jerez. Las entradas pueden adquirirse en las taquillas del Teatro Villamarta tres semanas antes del evento, esto es, a partir del 7 de noviembre, así como en la web del propio teatro. Los precios de las entradas son 15, 20 y 25 euros.

Entre los nombres más destacados del cartel están los de Manuel Moneo, Miguel Poveda, Capullo de Jerez o La Macanita; así como bailaores como Antonio ‘El Pipa’, El Farru o Diego de la Margara. Y no es de extrañar, pues si hay un artista querido y entrañable, respetado y admirado por los grandes de la cultura jonda ese es ‘El Bo’, quien ha participado en innumerables trabajos discográficos con artistas de la talla de Paco de Lucía, Vicente Amigo, Moraíto o Miguel Poveda.

Su particular y personal estilo a la hora de jalear, hacer compás e incluso bailar, han convertido a su figura en popular y requerido en los grandes escenarios, compartiendo espectáculos con cantaores como Juan Peña ‘El Lebrijano’, Diego Carrasco, La Macanita o David Lagos. El flamenco de Jerez no sólo está compuesto por el cante, el baile y el toque. Uno de los elementos más identificativos de la cultura jonda de esa tierra es el compás. Su estilo y su ritmo muestran claramente la identidad de esta expresión artística. Desde principios de los tiempos, o sea, desde las primeras noticias que se conocen del flamenco hay que recurrir a Jerez. Si hay que hablar del compás y soniquete jerezano hay que pararse en una de sus figuras más relevantes, Manuel Soto Barea ‘El Bo’.

Esta figura de indiscutible importancia en el flamenco de los últimos cincuenta años nació en el año 1957 en la calle Nueva del barrio de Santiago,  en el seno de una familia de tradición y abolengo artístico como ‘Los Sordera’. El original sobrenombre por el que es conocido se lo puso su tío Fernando Fernández Monje ‘Terremoto’. Hijo del matrimonio compuesto por Manuel Soto Monje ‘Sordera’ y Rafaela Barea Carrasco, vive desde pequeño el flamenco desde la experiencia y las vivencias que se dan en su casa.

14670790_1281499091882399_13286203761837823_n