El XXIII Festival de Jerez hace balance de esta edición y lo hace con cifras positivas.  En concreto, los datos registrados en la presente edición reflejan que el índice medio de ocupación de los 50 espectáculos programados y 49 cursos, clases magistrales y talleres se sitúa en el 91,3 por ciento.

Ocupación hotelera

De hecho, la ocupación hotelera durante los 16 días de la muestra ha sido del 75 % y la Oficina Municipal de Turismo atendió a 2.524 personas, un 18% más que en la pasada edición. De estas 2.524 turistas, más de la mitad eran españoles procedentes de Andalucía, Madrid, Castilla y León y Cataluña, entre otras comunidades autónomas.  Casi un 9 por ciento de los turistas atendidos eran franceses, el 8,5 por ciento ingleses y el 6,6 por ciento alemanes.

         “Festival y Jerez están muy entrelazados. Tal es la fuerza del flamenco y, por supuesto, de la cultura. Estamos ante un Festival que no sólo se siente, sino que se vive”, concluyó.

         Para Isamay Benavente, directora del certamen, la 23 edición que acaba de finalizar viene a demostrar que “el Festival de Jerez se ha convertido en la casa de los artistas”, puesto que no sólo es una plataforma en sus carreras, sino “un espacio que apoya la creación”.

         “En esta edición hemos visto un gran nivel artístico y creativo. Las producciones han estado muy trabajadas, han sido de primera línea”, añadió. En líneas generales, señaló que “existe una tendencia más contemporánea” en el baile que difumina los diversos estilos.

         Tras manifestar que “el modelo de Festival está consolidado”, confesó que “cada año hay que trabajarlo como si fuera la primera vez” con el objetivo de “atraer y seducir al público”.

         Uno de los aciertos, según la directora de la muestra, ha sido incrementar el ciclo ‘De peña en peña’, puesto que, “además de registrar llenos absolutos, ha generado un marco de convivencia necesaria entre los jerezanos y quienes nos visitan”.

         Aunque el espacio principal es el Teatro Villamarta, el certamen ha ocupado 36 zonas diferentes del casco urbano, entre las que cabe señalar la Sala Compañía, Sala Paúl, Bodega González Byass y Palacio Villavicencio, así como las peñas flamencas y diferentes salas donde han tenido lugar los cursos y talleres del área formativa, además de diversas presentaciones.

El amplio respaldo obtenido por el XXIII Festival de Jerez pone de relieve la importancia de esta propuesta singular y su gran repercusión a nivel regional, nacional e internacional. Esta repercusión exterior se concreta en la presencia de 74 medios acreditados.

Datos

En cuanto a los datos cuantitativos, los 16 espectáculos puestos en escena en el Teatro Villamarta arrojan un índice medio de ocupación del 90 %. La gran aceptación que ha tenido la programación también se refleja en otros ciclos desarrollados en diferentes espacios, donde un total de 24 espectáculos han obtenido una media de ocupación del 80% Así, la asistencia de público alcanza el 100 % en el ciclo Flamenco en la Bodega, el 89% (Baile con Ellas), el 83% (Savia Nueva y Universal), el 82% (Sin Frontera), entre otros. Como en años anteriores, el lleno siempre estuvo asegurado en el ciclo De peña en peña (con un total de 10 actuaciones) que se desarrolla en los locales de estas asociaciones flamencas.

Área formativa

El XXIII Festival de Jerez no abarca sólo la programación de espectáculos, sino que contempla un área formativa (cursos de baile y talleres de compás y palmas). Los 49 cursos de baile, clases magistrales y talleres han cubierto el 95 por ciento de las 1.100 plazas ofertadas con alumnos procedentes de 40 países. Los japoneses ocupan el primer lugar, seguidos por norteamericanos, españoles, alemanes, chinos y franceses.

         Los 40 países de procedencia del alumnado representan a la práctica totalidad de los continentes repartidos entre lugares tan remotos como Singapur, Austria, Argentina, Chile o Turquía.