“Empieza el llanto, de la guitarra. Se rompen las copas, de la madrugada.
Empieza el llanto, de la guitarra. Es inútil callarla. Es imposible, callarla…”

Con estas palabras inicia Federico García Lorca el poema que ha servido de inspiración al guitarrista Pedro Sierra, afincado en Sevilla, para la creación de su sexto disco en solitario “Llanto de la guitarra”, del que también es productor con su sello La Voz del Flamenco; un disco de guitarra atípico, en el que el músico parte de un concepto muy personal. Además de ser una obra completa y más madura que los anteriores, cuenta con instrumentación y toques inusuales en el mundo flamenco como La Bambera o el vals.

En su anterior trabajo, Pedro prescindió de todas las colaboraciones, sin embargo, en esta ocasión, el maestro de la guitarra se ha rodeado de grandes amigos. A lo largo de su larga trayectoria, ha trabajado con numerosos artistas, no sólo del panorama flamenco, y durante este tiempo ha ido recopilando las ideas surgidas tras estos encuentros artísticos que ahora ven la luz en este disco compuesto por diez piezas flamencas: Llanto de la guitarra comienza con unos tangos, Llora el Agua, donde La Tobala derrama su gran personalidad; con ella cuenta también en Remolino, una seguiriya contemporánea y compuesta desde óptica musical del guitarrista.

Tomate de la Sierra, es un tema dedicado al maestro Paco de Lucia y donde ha contado con la guitarra de Tomatito. En Camarones, unas alegrías, participan el bailaor El Farru y Manuel Lombo, mientras que en la bulería musicales tituladas Cosas Lejanas, cuenta con el gran Vicente Amigo y su guitarra.  La flauta de Diego Villegas le acompaña en Arena del Sur, la rumba del disco.

Será en Los vientos, las bulerías más flamencas del disco, donde se podrá descubrir a José Ángel Carmona. Cerrando el disco, Antonio Canales lo acompaña en Platero, donde a ritmo de vals/bulerías compuso esta pieza acordándose del guitarrista Niño Miguel.

Calle Pureza, una solea dedicada al barrio de Triana, y Sibarita, una pieza inspirada en las melodías de la Bambera, palo musical que popularizó la Niña de los peines son los dos temas que completan este trabajo discográfico.

Pedro Sierra, nacido en Hospitalet (Barcelona) pero sevillano de adopción, es uno de los guitarristas más conocidos del mundo flamenco gracias a su versatilidad en las tres facetas del toque, el cante y el baile. A lo largo de su carrera ha trabajado con grandes figuras del baile como Israel Galván, Rubén Olmo, Mario Maya, Farruco, Manuela Carrasco, Pastora Galván o Cristina Hoyos, y grandes figuras del cante como José Merce, Mayte Martín, La Tobala, El Lebrijano, Inés Bacán, José de la Tomasa, entre otros.

El guitarrista no sólo ha colaborado con artistas flamenco, también ha trabajado con grandes músicos del panorama nacional como Pastora Soler, Martirio, Miguel Ríos, Pasión Vega, Jorge Pardo, Carles Benavent, por citar algunos.

En la actualidad, Pedro, además, imparte clases de guitarra, desde hace casi 14 años, en la Fundación Cristina Heeren, en cuyo estudio ha grabado este trabajo. Para él dar clases en la Fundación le ofrece la oportunidad de estar reciclándose continuamente ya que es un proyecto vivo.

En su haber cuenta con destacados galardones como 1º Premio Concurso Nacional Jerez de la Frontera, Premio Disco Revelación “Decisión” por la prensa (2005, por la crítica especializada), Giraldillo a la mejor música de la Bienal de Sevilla por la obra “La Francesa” de Pastora Galván en el año 2006.