La jerezana Gema Moneo sigue escalando peldaños. Sin hacer demasiado ruido pero dando pasos sólidos, a sus 28 años, la bailaora es hoy por hoy una realidad dentro del flamenco. Lo demostró el pasado miércoles en el Teatro Real, donde estrenó ‘Jerez’, una carta de presentación lo suficientemente eficaz como para convencer al exigente público madrileño, y lo corroró un día después, recibiendo en Los Palacios, dentro del Festival de la Mistela, la Venencia Flamenca 2019.

Gema recibió de manos del alcalde palaciego, Juan Manuel Valle, la estatuilla obra de Jesús Gavira, aunque antes, el secretario de la Peña Pozo de las Penas de Los Palacios, Sergio Moguer, dijo que era merecedora de dicho galardón por “su proyección artística en estos tres últimos años, su creatividad en la interpretación y aportación de nuevas formas expresivas, casando tradición y contemporaneidad, añadiendo a estos conceptos cualidades personales como seriedad profesional y el estudio y respeto por la tradición…”.

Acto seguido, la artista se subió a las tablas acompañada por Miguel Lavi y Pepe de Pura, al cante, y su padre Jesús Agarrado ‘El Guardia’ a la guitarra, para hacer bulería por soleá y seguiriyas, dejando antes un momento para que Lavi y Pepe de Pura se arrancaran por malagueñas. La jerezana se atrevió incluso a cantar por bulerías, un detalle que puso de manifiesto su enorme satisfacción.