Después de un intenso proceso de selección, debido a la gran calidad de los guitarristas inscritos, el II Festival Internacional de Guitarra Flamenca de Jerez ya tiene a sus cuatro finalistas.

El director artístico del certamen, Santiago Lara, ha sido el encargado de elegir a estos cuatro aspirantes a la segunda edición del festival, cuya final se celebrará el próximo 4 de julio a partir de las 22 horas en la sede de la Peña Flamenca Buena Gente, organizadora del concurso en este 2019.

Los cuatro aspirantes son Manuel Cerpa González, de Chipiona (Cádiz), Antonio García Fernández, de Almería, Antonio González Reyes, de Chipiona (Cádiz) y José Zarco Navas, de Castellví de Rosanes (Barcelona).

De los elegidos, al margen de su capacidad artística, destaca su juventud, ya que sus edades oscilan entre los 20 años que tiene Antonio González Reyes y los 15 que ostenta el almeriense Antonio García Fernández. José Zarco, por el contrario, tiene 19 años, mientras que el chipionero Manuel Cerpa cuenta con sólo 16.

De los aspirantes hay que resaltar también la presencia de Antonio González Reyes por segunda vez en la final, ya que el pasado año también consiguió acceder a ella quedando en segunda posición, por detrás del ganador, el onubense Álvaro Mora.

Desde la organización se ha agradecido la amplia participación de esta segunda edición y sobre todo el alto nivel exhibido por muchos guitarristas aspirantes, algo que ha complicado bastante la elección a la dirección artística.

La gran final

La final de esta II edición del Concurso del Festival Internacional de Guitarra Flamenca de Jerez se celebrará el 4 de julio a partir de las 22 horas en la Nave del Aceite, sede de la Peña Flamenca Buena Gente.

Los finalistas deberán realizar, tal y como establecen las bases, dos piezas en solitario, o bien de otros autores o bien de autoría propia, si bien en una de ella deberán especificar el palo flamenco, título y autor de ellas.

Su participación se completará acompañando el cante en dos toques, de los cuales uno de ellos debe ser rítmico. El tiempo de duración de su actuación no debe sobrepasar los 20 minutos, pues, según las bases, el hecho de superar en exceso